"Mi vestido cuelga aquí"

"Mi vestido cuelga aquí"
Frida Kahlo - 1933

domingo, 4 de marzo de 2012

"The artist" M. Hazanavicius - 2011 "Hugo" M. Scorsese - 2011



Dos homenajes al cine como arte


Dos películas diferentes, acaparan diez de los más importantes premios Oscar de la Academia de Hollywood, exceptuando el de mejor actriz de Meryl Streep por la “Dama de Hierro”.
Dos películas que, sin embargo, tienen que ver con una vuelta al pasado, con una mirada nostálgica de recuperación de los orígenes, 
No sólo la historia de ambas, que en un caso retrotrae a las épocas del cine mudo  y en la otra a los inicios del cine con Meliés, sino la coincidencia en la trama de la tríada: fama, olvido y posterior recuperación, parecería querer volvernos hacia la reflexión acerca de ciertas condiciones humanas.
Es curioso también que ambas películas hacen referencia a Francia, una por ser de producción francesa y la otra por estar ambientada en París. ¿Será también éste un reconocimiento de Hollywood a la cuna del cine, disputada a veces a los hermanos Lumiére y atribuida su invención a Edison?
“The Artist” más allá de la trama, plantea, como su nombre lo indica, el arte que es posible más allá de la mera actuación. El personaje de  Jean Dujardin, es un verdadero artista en la transmisión de emociones sin que pueda mediar la palabra.  George Valentin, en la película,  crea gestos, actitudes, posturas para la expresión de sentimientos que tienen su reflejo en la captación por parte del público que asiste a la proyección. En este sentido, tal como lo describiera hace casi un siglo Freud, la persona que es artista es capaz de ponernos en contacto con nuestros aspectos más profundos, pues tiene el don de captar, penetrar y expresar lo inconsciente.
El hecho de que la película sea en blanco y negro, con un formato de pantalla antiguo y una banda sonora excepcional, no hace más que enfatizar la cualidades excepcionales de su director y creador, Michael Hazanevicius. 
“Hugo” por otra parte, a través de un despliegue de la tecnología absolutamente actual pero situándonos desde la perspectiva de la mirada asombrada de un niño y su amiga, insiste en el concepto de creación pero con diferente lenguaje.  
La presencia de un autómata (especie de robot antiguo) con cuya restauración está obsesionado el niño protagonista para conocer un mensaje oculto, se podría entender también como una necesidad de la recuperación de la historia para entender de dónde venimos y adónde vamos.
Hay un énfasis también el labor creativa, en enaltecer a aquéllas personas pioneras en la búsqueda de formas de transmisión artística, aunque en ello hayan arriesgado su patrimonio económico y su fama. 



Otro dato interesante es el libro en el cual se basa la película, La invención de Hugo Cabret, de Brian Selznick (editado por SM, España, 2007), al cual Jordi Costa dedica un comentario en la revista Caimán, Cuadernos de cine.






Enlaces interesantes: 
The Artisthttp://www.youtube.com/watch?v=OK7pfLlsUQM

2 comentarios:

  1. Breve y muy bueno. Me gusta tu escritura, y ahora me han dado ganas de ver, también, la película francesa.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mila. Si ves "The artist", ya me contarás!

      Eliminar